Es una esfera de silicona flexible y blanda, que se introduce en el estómago del paciente, mediante una endoscopia, con el fin de conseguir la reducción de peso en personas con obesidad mórbida. Su mecanismo de acción es de tipo restrictivo, pues genera una sensación de plenitud o de saciedad precoz para que la persona reduzca el consumo de alimentos, lo cual facilita el proceso de adelgazar. El BALÓN INTRAGÁSTRICO fue probado para durar 6 – 9 meses dentro del estómago.